miércoles, 20 de abril de 2011

Cavernas de luz



 Un día, si se está demasiado cansado, es posible dormir y despertar con los pies enterrados en  la profundidad de la tierra. Desde entonces el cuerpo es paso mineral entre la roca y no hay prisiones capaces de retenerlo.
 

Estrellas para las pequeñas soledades


Por alguna razón desconocida siempre que  la anciana Izanami tocaba su flauta en primavera acudían las luciérnagas a darle compañía.

Bostezos de nieve


Cuando aquella mañana los niños de la aldea salieron a jugar, la primavera se había quedado dormida. Los pequeños se resistieron a la tentación de hacer hombres de nieve pues sabían que el sol no tardaría en bostezar.

Tijeras escolares

Colegio público de Oakhurst - Reunión de la asociación de padres y profesores.


...y dejemos que corten lo que nos sobra y nos falta para sus manualidades...faldones y retales de adulto convertidos en elefantes azules ...