sábado, 9 de abril de 2011

Fantasmatropías







Nada puede saberse de su autor, pues el único ejemplar que he encontrado carece de portadilla alguna, ni datos de edición. A lo largo de sus casi doscientas páginas asistimos a los mas insólitos encuentros de personajes anónimos con lo desconocido y las fuerzas del más allá. Todo sucede de forma tan pasmosamente cotidiana que no resulta fácil decidir si causa mas perplejidad el acontecimiento fantasmagórico en sí o la naturalidad con que este se abre paso en el día a día de los protagonistas. Después de leerlo ya no es posible ir a tomarse un simple vaso de agua de la misma manera. 

Einar Jolin

















Nada es necesario...

Otoño lunar


También las almohadas miran esta noche asomando sus orejas por las esquinas de las ventanas...