miércoles, 20 de abril de 2011

Estrellas para las pequeñas soledades


Por alguna razón desconocida siempre que  la anciana Izanami tocaba su flauta en primavera acudían las luciérnagas a darle compañía.

No hay comentarios: